Votar a los 16 Imprimir
Ofrecer el deber de votar, así, en frío, cuando nuestros jóvenes son indiferentes a la política, es como dar un remedio a quien NO lo necesita.

Hay que trabajar, creo yo, de otra forma: Abrir las mentes de los jóvenes hasta que su conciencia les haga ver cómo ellos pueden cambiar la historia  del lugar donde viven, de su patria chica y de su país.

Es una labor lenta y ardua, mucha labor hace falta para generar jóvenes que cambien su idea sobre esta política tan vapuleada.

Pero a lo largo, ellos verán que su arma es el voto  .

Stella Maris Taboro
San Jorge | Santa Fe